ComprarAlquilarVacacionesInmobiliariasProfesionalesPublica tu anuncio
ProfesionalesPublica tu anuncio
+
Acceder
Últimas Búsquedas
Favoritos
Cambiar idioma
Menú Principal
Menú Principal
¿Eres nuevo?Regístrate Gratis
¿Profesional?Acceso Profesionales
Búsquedas recientes
No has realizado ninguna búsqueda
En este panel aparecerán las últimas búsquedas que vayas realizando.
Propiedades Favoritas
No has guardado ninguna propiedad
En este panel aparecerán las propiedades que guardes como favoritas.
Búsquedas Favoritas
No has guardado ninguna búsqueda
En este panel aparecerán las búsquedas que guardes como favoritas.
Español Español Inglés Inglés Alemán Alemán Francés Francés Italiano Italiano Ruso Ruso Holandés Holandés Sueco Sueco Danés Danés Finlandés Finlandés Chino Chino Árabe Árabe

Mudanzas

Cambiarse de casa representa múltiples problemas. Trámites, contratos, comprobaciones, fórmulas para financiarnos…. Esta labor que puede parecer complicada, si se realiza con las debidas precauciones no es tan compleja como parece. Siempre que sea posible, lo mejor es confiar esta labor a buenos profesionales. Intentar ahorrar dinero o tiempo tratando de hacer la mudanza uno mismo, se salda en muchas ocasiones con un balance negativo, las cuentas no cuadran cuando hay que reponer material delicado o mobiliario por haber realizado las cosas por nuestra cuenta sin saber realizarlas como es debido.

La clave es la organización

La mudanza puede convertirse en una transición tediosa y agotadora, pero planificando la misma de un modo adecuado puede ser bastante más llevadera. La primera cuestión a la hora de mudarse suele ser preguntarse ¿qué es lo que me voy a llevar a mi próxima vivienda? Pues bien, no es necesario cargar con todo y después encontrarse con cosas que no encajan o que no son útiles en su nueva vivienda. Es pues un buen momento para plantearse en estos momentos próximos al cambio de residencia qué cosas debe llevarse y cómo puede hacerlo. Las siguientes sugerencias pretenden poder dar una pequeña ayuda para una mejor organización en este trance que siempre significa una mudanza:

  • Estudie primero con detenimiento las características de su nuevo hogar, sabrá con más seguridad si su mobiliario o enseres domésticos como electrodomésticos (frigorífico, lavadora, secadora, estufas…), se adaptan al espacio que tiene disponible en su próxima vivienda, de no ser así, podrá venderlos con anticipación y adquirir otros nuevos.

  • Lo ideal siempre es tomarse estas cosas con calma, y disponer de algo de tiempo para poder iniciar con tranquilidad la selección de las cosas que deben acompañarle a su nuevo hogar y descartar las que no. Comience por revisar primero, para después organizadamente vaciar y limpiar armarios, estanterías, armarios, etc., habitación por habitación, seleccionando todo aquello que no le sea de utilidad.

  • Una vez seleccionadas los muebles, enseres, ropa, etc., que no le sean de utilidad, podría ser una buena idea intentar venderlos. Siempre encontrará personas interesadas en esos enseres que no le valen para su nueva vivienda, lo podrá comprobar si recurre a anuncios en revistas locales de segunda mano, o poniendo anuncios en la calle o en los supermercados más cercanos, o en la zona universitaria, ya que los estudiantes recién llegados siempre están interesados en electrodomésticos y otros artículos domésticos útiles. Si finalmente aún siguen quedando artículos de su hogar y sigue sin saber que hacer con ellos, puede donarlos a una institución benéfica, siempre se lo agradecerán.

  • Hacer un inventario de todo lo que se va a llevar en la mudanza a su nuevo hogar siempre es de utilidad.

  • Notifique a todas las compañías que le proporcionan sus suministros básicos (luz, teléfono, agua, gas natural…) para que rescindan el contrato con su antigua vivienda y efectúen el cambio de domicilio para que continúen suministrándole sus servicios en su nueva vivienda.

  • Si la vivienda que va a dejar está asegurada, póngase en contacto con su compañía de seguros para que se realicen todos los trámites necesarios para asegurar su nueva residencia, rescindiendo el contrato de la anterior.

  • Guarde en lugar seguro todos los recibos de pago de servicios, impuestos, etc., relacionados con su anterior vivienda, así podrá evitar posibles reclamaciones o malentendidos respecto a los mismos posteriormente.

  • Póngase en contacto con los servicios médicos de su nueva zona de residencia y solicite un nuevo médico de cabecera. Quizá su anterior médico pueda recomendarle algunos especialistas que trabajen en su nuevo lugar de residencia, y solicítele copia de todos los estudios médicos que se le hayan realizado a usted o a cualquier miembro de su familia.

  • Póngase en contacto con su banco para ver la forma de cambiar de sucursal, transfiriendo todos sus documentos bancarios a la misma: chequeras, pagarés, tarjetas, etc. Muchas operaciones, fundamentalmente a partir de una cantidad, debe realizarlas o autorizarlas la sucursal donde tiene sus ahorros. Es de utilidad realizar esta actualización a una sucursal cercana para no tener que cruzar toda la ciudad para realizar un trámite.

  • Es importante no olvidar actualizar su nueva dirección dando aviso a las publicaciones o servicios de correo a los que esté inscrito. Puede notificar el cambio a Correos para que se encarguen de hacerle llegar su correspondencia durante el periodo de transición.

  • Cancele los servicios de empresas cercanos a su antiguo hogar, comunicándoles el cambio de residencia, o transfiera estos servicios a sucursales cercanas a su nueva residencia si es posible.

  • En caso de que en la familia existan hijos en edad escolar, es importante realizar con anterioridad todos los trámites necesarios para inscribirlos en su nuevo centro escolar.

Volver arriba

Planificar el traslado

Antes de plantearse el traslado, debe tener en cuenta dos detalles muy importantes, la capacidad de los vehículos con los que va a realizar el traslado y el número de personas con las que podrá contar para realizar dicho traslado. Si decide llevar a cabo por sus propios medios la mudanza, tenga en cuenta que en muchas ocasiones no resulta más económico que contratar los servicios de una empresa o un profesional. A la hora de la mudanza se deben tener en cuenta la distancia, los gastos relacionados (gasolina, alojamiento, comidas, empaque, etc.), junto con los salarios de las personas que haya contratado para realizar la misma si se requiere ayuda adicional. A todo esto se debe añadir el costo de su tiempo y de la tensión y el estrés que siempre implica administrar todo el proceso a la hora de mudarse de hogar.

Si lo cree oportuno, quizá sea interesante obtener algunos presupuestos de profesionales para poder decidir si merece o no la pena el trabajo extra que requiere el traslado a su nuevo hogar. Los precios varían según las condiciones de la mudanza. Aún así, un piso de unos 90 metros cuadrados, con dos o tres habitaciones viene a costar entre los 700 y 900 euros. Los factores que determinarán el precio final de la mudanza serán los metros que tenga el piso, la facilidad del desmontaje de los muebles, si el embalaje lo realiza el cliente o no, la existencia de ascensor, la facilidad de acceso al inmueble, etc. Por supuesto el precio también aumentará si el traslado ha de realizarse fuera de la ciudad en la que se encontraba el piso de origen. No obstante a la hora de escoger una empresa de mudanzas que se encargue de todo o parte del proceso, se han de tener en cuenta algunas consideraciones, que posiblemente le ayuden a encontrar la compañía que más se ajusta a sus necesidades:

  • Lo primero tener tranquilidad para encontrar la mejor empresa de mudanzas, mientras planifica con antelación cómo desea realizar el traslado. Esto le ayudará a comparar precios, recibir recomendaciones personas cercanas que hayan pasado ya por este proceso. Tómese el tiempo necesario, comenzando a buscar información y precios como mínimo 3 o 4 semanas antes de mudarse.

  • Durante las 4 semanas en las que nos informaremos sobre la compañía de mudanzas que más nos interese, es importante plantearse cuándo quiere que se realice la mudanza, cuánto quiere transportar y cuánto está dispuesto a gastar en la mudanza.

  • Respecto al gasto que puede ocasionar la mudanza a través de una compañía, debe tener en cuenta que existen servicios especializados de mudanzas que le permitirán mantenerse al margen todo el proceso, pero a un alto precio. Empaquetar uno mismo las cosas puede ahorrar dinero pero será necesario más tiempo. Por otro lado, es probable que se tenga que reservar el servicio con cierta anterioridad, en ciertas épocas del año estos servicios están muy solicitados.

  • Es importante tener en cuenta en la preparación del traslado algunos factores, como por ejemplo el tamaño, ya que al igual que los servicios de mensajería, será un factor importante a la hora del precio: a mayor peso, mayor coste. Otro factor importante es la distancia, será necesario plantearse tanto los kilómetros del recorrido como la cobertura geográfica que ofrece la compañía de mudanzas.

  • Otro detalle importante es repasar qué clase de objetos no deben transportar las compañías de mudanzas. No es aconsejable mandar en la mudanza objetos de valor como joyas, pólizas de seguros, documentos legales, etc., siendo preferible llevarlos uno mismo, o bien, mandarlos a su nuevo domicilio por mensajería certificada. En caso de poseer artículos de valor como obras de arte, recurra a un profesional para que se encargue del embalaje y asegúrese de que la compañía de mudanza se responsabiliza del manejo y la seguridad de la carga. Es posible contratar un seguro especial que por un coste bastante bajo, garantiza el arreglo de los posibles daños que puedan ocasionarse durante la mudanza.

Volver arriba

Embalar y supervisar

Para realizar el embalaje de los artículos que desea trasladar a su nuevo hogar, no se ha de tener una gran ciencia o conocimiento, con algo de sentido común y de los materiales adecuados le será fácil proteger todo lo que necesite trasladar. Respecto a los materiales, serán necesario el clásico papel de periódico para envolver, aunque es muy aconsejable tener plástico-burbuja para ciertos artículos delicados como cristal, porcelanas, lozas, etc., aunque esta función también la puede realizar perfectamente toallas, sábanas, colchas y ropa. Prioritario será también tener a mano cajas de embalaje y precinto para su posterior cierre.

Para conseguir las cajas sin coste alguno, puede ser una idea pasarse por supermercados u otros establecimientos de la zona, eso sí, sea selectivo y coja cajas en buen estado y algunas en distintos tamaños. Si aún no tiene decidido cómo y por dónde empezar el embalaje de sus pertenencias, tómese su tiempo para planificarlo. Una vez decidido como va ha realizar el empaquetado y embalaje, tenga en cuenta las siguientes sugerencias, pueden ser de utilidad.

  • Embalar cuarto por cuarto, etiquetando cada caja con una descripción concreta de su contenido. Es importante etiquetar claramente las cajas que contienen objetos frágiles para que sean manejadas con cuidado.

  • El embalaje de los artículos más pesados, como los libros, es aconsejable realizarlo en cajas pequeñas para que sean más fáciles de manejar y mover, a la vez que las cajas soportarán mejor el peso.

  • No es aconsejable apilar platos y las bandejas dentro de las cajas, lo mejor es ponerlos de lado y envolverlos en plástico-burbuja. Rellene con toallas de cocina o tela las esquinas de las cajas.

  • No use cinta de precinto directamente sobre muebles, el pegamento puede estropear los acabados y el barniz. Lo mejor es utilizar cuerda para envolverlos en hule espuma.

  • Para el embalaje de trajes, vestidos y ropa delicada, es recomendable utilizar cajas especialmente diseñadas para la mudanza de los mismos. La ropa que no sea delicada o costosa puede ponerla en bolsas de basura atadas por su parte superior o en bolsas de un plástico más resistente que podrá encontrar en cualquier establecimiento de “todo a 100″, muy útiles para estas necesidades.

  • En el embalaje de un ordenador personal, asegúrese anteriormente de realizar copia de seguridad del contenido más importante de su información.

  • No embale ni transporte combustible ni objetos inflamables. Respecto a las pinturas de aceite, blanqueadores, todo tipo de aerosoles como los del cabello, desodorantes, cremas de afeitar y productos de limpieza tampoco deben llevarse en la mudanza. Como mal menor, lo mejor es apartar sólo los indispensables en una caja y dejar los ya usados.

  • En ocasiones es una buena idea apartar los artículos más necesarios como algunos utensilios de cocina, artículos de aseo personal y algunos cambios de ropa, para tener a mano mientras se instala en su nueva vivienda.

  • Prepare un botiquín de viaje y téngalo a mano, en una mudanza nunca estamos a salvo de pequeños accidentes.

  • Finalmente, es importante no olvidar dejar su vivienda en perfectas condiciones, tal y como espera que esté a la que se piensa trasladar. Ir haciendo limpieza durante el proceso de embalaje puede quitar mucho trabajo posteriormente sin apenas darnos cuenta. No olvide antes de cerrar la casa llevar a cabo una última revisión.

Antes del traslado, es aconsejable que se revise el inventario que hemos realizado con el de la compañía de mudanzas, si es necesario se puede pedir una copia de la lista. También es importante comprobar que todo el personal de mudanzas maneja todas las cosas con el debido cuidado, siendo aconsejable una vez iniciado el traslado, llegar antes que el transporte de la compañía de mudanzas a su nuevo domicilio para revisar el proceso de descarga desde el principio, repasando las cajas conforme las van descargando y comprobando el estado de los muebles. Si se realiza la mudanza y el traslado siguiendo las sugerencias anteriores, es muy posible que no aparezca problema alguno.

Volver arriba